facebook pixel

Cómo prevenir la deshidratación en personas mayores

por | Ago 23, 2021 | Recomendaciones y Consejos | 0 Comentarios

A lo largo de todo el año y muy especialmente durante los meses de calor, es importante aprender cómo prevenir la deshidratación en personas mayores, y para ello vamos a conocer los síntomas que pueden darnos a entender que una persona está deshidratada, las consecuencias que esto puede tener y también conoceremos algunos trucos muy sencillos para evitar los problemas de hidratación.

* Tiempo aproximado de lectura 7 minutos

Síntomas de deshidratación en ancianos

Lo primero y más importante que debemos aprender es a detectar los síntomas de deshidratación en ancianos, los cuales son:

  • La persona tiene sed.
  • Presenta el cansancio y somnolencia.
  • Aparecen calambres en diferentes partes del cuerpo.
  • Su piel pierde elasticidad.
  • Orina con menos frecuencia.
  • Su respiración se acelera.
  • La piel se comienza a resecar.
  • Aparece la confusión.
  • También es habitual que haya sensación de mareo.

Consecuencias de la deshidratación

Además de conocer los síntomas de deshidratación en adultos mayores, es muy importante saber cuáles son las consecuencias que se pueden derivar de una mala hidratación, es decir, cuáles son las complicaciones de la deshidratación en el anciano. Para evitar las siguientes complicaciones recomendamos poner especial atención en personas mayores con riesgo de deshidratación o la contratación de un servicio de cuidado de ancianos a domicilio en caso que no sea posible el cuidado por parte de los familiares:

  • Es más fácil que se desarrolle una infección de orina.
  • Fomenta el estreñimiento.
  • La persona se siente fatigada durante todo el día.
  • Se pueden producir desmayos.
  • Pierde el equilibrio y se cae.
  • Dolor de cabeza frecuente.
  • Se reduce la presión arterial.
  • Bajan los niveles de oxígeno.
  • Comienzan a desarrollarse infecciones bucales.
  • Puede derivar en insuficiencia renal.
  • En muchos casos aparece la fiebre.
  • También es frecuente que haya náuseas y vómitos.

Asistencia Domiciliaria en Madrid

Auxiliares Titulados para una Atención Sanitaria Especializada de los Tuyos en tu Domicilio

Cómo evitar la deshidratación

Para prevenir la deshidratación en ancianos es importante seguir las pautas que se detallan a continuación, las cuales se deberán tener en cuenta a lo largo de todo el año, independientemente de las temperaturas:

  • Es una buena costumbre que el anciano beba agua cuando se levante de la cama, muy especialmente si ha estado varias horas descansando y sin beber agua.
  • Evitará estar demasiado tiempo al sol o expuesto a temperaturas elevadas.
  • Es importante que cuando las temperaturas sean más altas, aumente el consumo de agua.
  • Deberá beber el agua indicada en función de su condición, independientemente de que tenga o no sed. Es importante tener claro que conforme vamos cumpliendo años, cada vez tenemos menos sensación de sed, lo cual de forma inconsciente nos lleva a ir consumiendo poco a poco menos agua. De esta manera, cada vez consumimos menos agua y a la vez es más fácil que se produzca la deshidratación, por lo que es necesario que nos aseguremos de que la persona consume toda el agua que necesita cada día.
  • En ningún momento se sustituirá el agua por bebidas con cafeína o que tengan contenido en alcohol.
  • Cuando ingiera algún medicamento, es mejor que lo tome con mucha agua.
  • Hay ocasiones en las que se desarrollan problemas de movilidad o incapacidad física que lleva a las personas mayores a beber menos agua por la dificultad para acceder a ella. En estos casos, si no podemos estar pendientes a lo largo de todo el día, lo mejor es contratar un servicio de cuidados de personas dependientes, con lo cual nos aseguraremos de que cada día reciben la cantidad de agua necesaria incluso pese a sus incapacidades físicas o incluso psicológicas.
  • Siempre hay que dejar a su alcance un vaso de agua o una botella llena, de manera que a la mínima sensación de sed, se puedan hidratar adecuadamente y eviten así los efectos secundarios de la deshidratación.
  • Hay que procurar evitar las bebidas azucaradas.
  • Además de todo lo anterior, también es importante estar atentos a los signos de deshidratación en ancianos que hemos enumerado en los apartados anteriores.

Tal y como se puede observar, la deshidratación en personas mayores se puede convertir en un serio problema y de elevada frecuencia dada la facilidad con la que se pueden deshidratar, a la menor sensación de sed y a las serias consecuencias que puede ocasionar el hecho de que no se hidrate convenientemente cada día.

Por esa razón es importante estar siempre al lado de ellos y asegurarnos que cada día beben el agua que tanto necesitan, y en caso de no poder hacerlo, deberemos contar con una empresa de ayuda y asistencia a domicilio que los pueda asistir de manera profesional, transmitiéndonos así una mayor tranquilidad puesto que sabremos que nuestros mayores están en las mejores manos.

Últimas Entradas

Abrir chat
DOMER SERVICIOS ASISTENCIALES
Hola, ¿cómo podemos ayudarte?