facebook pixel
Ateroesclerosis en personas mayores

Ateroesclerosis en personas mayores

Ateroesclerosis en personas mayores

Vamos a hablar de la aterosclerosis en personas mayores, una enfermedad que puede derivar en diferentes complicaciones y que, por tanto, es importante detectar a tiempo y conocer los mejores cuidados para aquellos que la padecen.

* Tiempo aproximado de lectura 3 minutos

Qué es la ateroesclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad que se produce por la reducción de la luz de los vasos sanguíneos, lo cual hace que se reduzca el flujo de sangre hacia los tejidos y órganos, que se verán privados de los nutrientes y del oxígeno que necesitan.

Esto generalmente se va a producir por la acumulación de grasas y colesterol, así como otras sustancias que poco a poco se van amontonando en el interior de las paredes de la arteria, con lo cual se forma una placa que va aumentando su grosor y reduciendo el paso del flujo sanguíneo.

Se trata de una de las enfermedades más comunes en personas mayores que a menudo se confunde con la arterioesclerosis.

Hay que tener en cuenta que la arterioesclerosis se refiere al aumento de grosor y de la rigidez de los vasos sanguíneos, mientras que la ateroesclerosis se basa en la obstrucción del espacio interior de los mismos.

Cabe destacar que la ateroesclerosis es un tipo de arterioesclerosis.

Síntomas de aterosclerosis

Existen algunos síntomas ateroesclerosis importantes que debemos destacar para detectar su presencia.

En este sentido, es importante distinguir los síntomas en función de las arterias que puedan estar afectadas:

  • Ateroesclerosis cerebral: entumecimiento de los brazos y piernas, sensación de debilidad en las extremidades, pérdida de la visión de un ojo, descenso de los músculos de la cara, dificultad para poder hablar normalmente.
  • Ateroesclerosis en el corazón: sensación de opresión en el pecho o dolor de pecho.
  • Ateroesclerosis en extremidades: se observa dolor en las piernas cuando se está caminando.
  • Ateroesclerosis en riñones: aumenta la presión arterial y en los casos más graves se puede llegar a desarrollar insuficiencia renal.
Domer servicios Empresa de ayuda a domicilio en Madrid

Ayuda a Domicilio en Madrid

Personal de Atención y Asistencia Sanitaria Cualificada, y para el Cuidado del Hogar a Domicilio

Nos Ocupamos de todo

Selección de profesionales – Altas y bajas SS – Sustituciones – Trámites legales administrativos – Formalización de contratos de trabajo – Nóminas, liquidaciones y finiquitos – Acompañamiento y asesoramiento en asuntos laborales – Seguimiento periódico del servicio personalizado

Causas aterosclerosis

Para evitar la ateroesclerosis, se deben analizar las razones por las que se produce:

  • Alimentación deficiente por una dieta no saludable.
  • Antecedentes familiares de la presencia de enfermedades del corazón a edades tempranas.
  • Consumo de tabaco.
  • Falta de ejercicio físico.
  • Haber desarrollado diabetes.
  • Inflamación provocada por diferentes enfermedades como pueden ser la artritis, lupus o infecciones.
  • Nivel de triglicéridos en sangre elevado.
  • Niveles de colesterol elevados.
  • Presión arterial alta.
  • Problemas de obesidad.
  • Resistencia frente a la insulina.

Complicaciones de la enfermedad

Si no se lleva a cabo un tratamiento y se cambian los hábitos para fomentar una vida más sana y equilibrada, se pueden producir complicaciones como son:

  • Desarrollo de la enfermedad arterial periférica que desemboca en un aumento de la sensibilidad a las temperaturas, mayor riesgo a la congelación y quemaduras e incluso en los casos más graves se puede llegar a producir gangrena por la muerte del tejido en extremidades. En este caso se desarrolla por la obstrucción de las arterias en las extremidades.
  • Desarrollo de la enfermedad arterial carotídea que puede provocar accidentes isquémicos o cerebrovasculares. Se debe al estrechamiento de las arterias cercanas al cerebro.
  • Desarrollo de la enfermedad arterial coronaria que puede derivar en ataques cardíacos o insuficiencia cardíaca. Ocurre por el estrechamiento de las arterias cercanas al corazón.
  • Desarrollo de la enfermedad renal crónica, que puede afectar a la función renal e impedir la eliminación de los desperdicios. Se puede desarrollar a partir del estrechamiento de las arterias cercanas a los riñones.
  • Desarrollo de un aneurisma que puede ser de diferente consideración y se puede desarrollar en cualquier parte del cuerpo.

Cuidados de personas mayores con ateroesclerosis

Una vez realizado el diagnóstico de ateroesclerosis y detectada la enfermedad, es muy importante proceder a unos cuidados que permitan mejorar la calidad de vida de las personas mayores afectadas, y evitar el avance de la enfermedad:

  • Contratación de un servicio de acompañamiento personas mayores y enfermos.
  • El enfermo deberá dejar de fumar.
  • Es importante que pierda peso.
  • Reducirá el consumo de alcohol.
  • Debe empezar a practicar ejercicio físico y evitar el sedentarismo.
  • Deberá optar por una dieta variada, equilibrada y muy saludable.
  • Realizar revisiones regulares con el objetivo de conocer la evolución de la enfermedad, y si se están consiguiendo mejoras a través de los consejos anteriores.

Cuidado de Enfermos dependientes

Personal especializados para el cuidado de personas con problemas de salud o dependientes

Alimentos para la aterosclerosis

Cambiar la alimentación es uno de los pasos fundamentales para combatir la ateroesclerosis, y para ello se recomienda seguir una dieta mediterránea que sea variada y sobre todo muy nutritiva, baja en grasas perjudiciales y alta en ácidos grasos protectores.

Algunos de los alimentos imprescindibles en la dieta son los cítricos, melón, fresas, kiwi, coliflor, brócoli, tomates, espinacas, pimientos, frutos secos, aguacates, pescado, yema de huevo, aceites vegetales, cereales integrales, semillas de girasol, maíz, nueces, aceite de oliva y otros. 

Últimas Entradas

Artrosis en la tercera edad. Cuidados y recomendaciones

Artrosis en la tercera edad. Cuidados y recomendaciones

Artrosis en la tercera edad. Cuidados y recomendaciones

La artrosis en la tercera edad es un problema bastante generalizado y que pueden mermar mucho la calidad de vida de las personas que la padecen, de manera que es importante conocer los mejores cuidados y recomendaciones que vamos a detallar a continuación, a través de lo cual, podremos asistir y cuidar mejor a nuestros mayores.
* Tiempo aproximado de lectura 3 minutos

Síntomas de la artrosis

Para poder detectar la posible presencia de artrosis en personas mayores, es importante comenzar teniendo en cuenta los síntomas más habituales:

  • Dolor en las articulaciones durante o después de realizar movimientos.
  • Sensación de rigidez en articulaciones después de haber estado un rato inactivo.
  • Aumento de la sensibilidad al presionar las articulaciones.
  • Se reduce de forma considerable la flexibilidad.
  • Sensación de que la articulación produce chasquidos o chirridos.
  • Se forman bultos duros alrededor de las articulaciones afectadas.
  • Observamos inflamación alrededor de la articulación.
Articulaciones mayores con artrosis

Tipos de artrosis

Existen cinco tipos de artrosis en ancianos que son:

  • Artrosis de cadera: el cartílago ubicado en la articulación de la cadera se deteriora, causando dolor por la cara anterior del muslo y la zona de la rodilla. Es el tercer tipo de artrosis degenerativa por su frecuencia y suele presentarse incluso antes de los 50 años.
  • Artrosis cervical: se produce a partir de la lesión o degradación del cartílago de las articulaciones de la columna vertebral. Generalmente se traduce con un ligero dolor de cuello y sensación de rigidez, pero mayoritariamente es asintomática. Se suele dar a partir de los 50 años.
  • Artrosis de rodilla: en este caso, afecta a la articulación entre el fémur y la tibia y el peroné por la degradación del cartílago articular. Se produce rigidez y dolor en la zona, sobre todo después de estar un rato sentado. Es uno de los tipos de artrosis más habituales, y generalmente se desarrolla después de los 50 años, aunque también se pueden dar algunos casos con edades más jóvenes.
  • Artrosis de mano: se produce por el desgaste del cartílago de las articulaciones de la mano. Provocar dolor y rigidez, siendo uno de los tipos de artrosis más frecuentes. Tiene lugar habitualmente entre los 40 y los 50 años.
  • Artrosis lumbar: se desarrolla a partir de la degeneración del cartílago de las articulaciones de la columna en la zona lumbar. Produce dolor y rigidez, aunque en algunos casos es asintomática.

Causas de la artrosis

Para aprender cómo prevenir la artrosis, es importante conocer las causas por las que se produce:

  • El riesgo de artrosis aumenta con la edad.
  • Las mujeres tienen una mayor predisposición a la artrosis.
  • La artrosis es hereditaria.
  • Las personas con sobrepeso tienen más posibilidades de desarrollar artrosis especialmente en las caderas y rodillas.
  • Si se han producido lesiones articulares en el pasado, habrá más posibilidades de que se desarrolle artrosis.
  • Practicar deportes o realizar trabajos que requieran sobreesfuerzos o esfuerzos repetidos en una misma articulación.
  • Hay pacientes que tienen malformaciones y cartílagos defectuosos en las articulaciones, por lo que serán más propensos a la artrosis.
  • Los pacientes con diabetes también tendrán más posibilidades de padecer artrosis.
Domer servicios Empresa de ayuda a domicilio en Madrid

Ayuda a Domicilio en Madrid

Personal de Atención y Asistencia Sanitaria Cualificada, y para el Cuidado del Hogar a Domicilio

Nos Ocupamos de todo

Selección de profesionales – Altas y bajas SS – Sustituciones – Trámites legales administrativos – Formalización de contratos de trabajo – Nóminas, liquidaciones y finiquitos – Acompañamiento y asesoramiento en asuntos laborales – Seguimiento periódico del servicio personalizado

Cómo cuidar a una persona con artrosis

Hay que tener en cuenta que la artrosis es una causa habitual de discapacidad en personas mayores, las cuales se convierten en enfermos dependientes conforme va avanzando la enfermedad.

Como parte del tratamiento para la artrosis, es importante tener en cuenta una serie de cuidados como son:

  • Realización de ejercicios para personas mayores con artrosis, que deberán ser suaves y evitar el dolor.
  • Con 15 minutos de ejercicio al día paseando o montando en bicicleta se consigue una mejora bastante sustancial para cadera y rodilla.
  • Hacer reposo cuando se note dolor.
  • Es importante bajar de peso.
  • Una dieta variada y rica en nutrientes ayudará a mejorar la artrosis. Se recomienda utilizar un colchón duro para dormir.
  • Evitar las escaleras en la medida de lo posible.
  • Si es necesario, utilizar un bastón para caminar.
  • La natación o simplemente sumergirse en agua puede beneficiar mucho la artrosis en el adulto mayor.
  • Invierte en un calzado de calidad que sea firme, elástico y que transpire correctamente.

¿Qué hacer ante un brote de artrosis?

La primera duda que nos planteamos es cuánto dura un brote de artrosis, y en este caso el tiempo puede variar considerablemente en función del paciente, ya que se puede tratar de un brote de tan sólo unos días hasta incluso de varios meses.

De cualquier modo, en el caso de que se produzca es importante que el paciente guarde el máximo reposo posible.

A ser posible hará dicho reposo en un colchón de buena dureza o en una silla con respaldo recto, garantizando así la postura.

En el momento en el que el dolor aumente, se puede aplicar frío en la zona afectada, y en esos instantes es mejor evitar los desplazamientos, y en caso de hacerlos, se utilizará un bastón y un calzado de muy buena calidad.

También es importante transmitir una actitud positiva, de manera que el paciente sepa que poco a poco el dolor irá remitiendo y volverá pronto a la normalidad.

Cuidado de Enfermos dependientes

Personal especializados para el cuidado de personas con problemas de salud o dependientes

Últimas Entradas

Cuidar en casa a un enfermo de Parkinson

Cuidar en casa a un enfermo de Parkinson

Cuidar en casa a un enfermo de Parkinson

El Parkinson es uno de los trastornos neuronales más conocidos y extendidos en la actualidad, dando lugar a problemas físicos bastante destacados que precisan de unos cuidados especiales. Nuestro objetivo es aprender más acerca de esta enfermedad, destacar sus síntomas para poder reconocerla desde estadios tempranos, además de que destacaremos algunos de los cuidados más importantes a los que deberemos prestar atención.

* Tiempo aproximado de lectura 5 minutos

Que es el Parkinson

El Parkinson es un tipo de trastorno que entra dentro del grupo de demencias degenerativas primarias, y se caracteriza por alterar las capacidades de movimiento del paciente.

Se desarrolla cuando las células nerviosas del afectado presentan problemas para producir la cantidad necesaria de dopamina, dando lugar a trastornos del movimiento que pueden ser bastante importantes.

Esto tiene lugar debido a que las mitocondrias y el transporte de electrones se interrumpen, y por lo tanto no se consigue generar toda la energía que las células nerviosas o neuronas necesitan, dando lugar a su muerte.

Síntomas del Parkinson

Es muy importante entender que los síntomas del Parkinson no aparecen de repente, sino que se van desarrollando muy lentamente y habitualmente lo harán comenzando por un lado del cuerpo y posteriormente se extenderá al otro.

Entre los sintomas más habituales encontramos:

  • Equilibrio y coordinación: poco a poco se van desarrollando nuevas dificultades para mantener el equilibrio y una adecuada coordinación.
  • Escritura: aumentan las dificultades a la hora de escribir, mientras que la letra generalmente tenderá a ser cada vez más pequeña.
  • Habla: generalmente el habla se irá volviendo más monótona y sin modulaciones. Se puede insultar sin tener voluntad de ello, hablar demasiado suave, muy rápido o incluso presentar muchas dudas antes de hablar.
  • Lentitud: el paciente poco a poco irá notando una mayor lentitud a la hora de realizar los movimientos.
  • Movimientos: poco a poco se va perdiendo la capacidad de realizar movimientos automáticos como sonreír o incluso parpadear.
  • Rigidez: en la zona del tronco, piernas y brazos.
  • Temblores: presentes en manos, brazos, piernas, cara y mandíbula.
  • Otros síntomas: somnolencia, náuseas, estreñimiento, dolores, alteraciones visuales, fatiga, pérdida de peso, alucinaciones, demencia, trastornos afectivos, insomnio, disfunción sexual, sudoración, etcétera.
temblores en las manos por parkinson

Es importante tener en cuenta que el Parkinson es una enfermedad que no tiene cura, y que además, poco a poco va degenerando, hasta el punto que los síntomas se hacen más evidentes y pueden dar lugar a la aparición de nuevas dificultades.

Es normal que poco a poco vayan desarrollando problemas de movilidad o a la hora de realizar tareas sencillas.

En los casos más graves, se pueden producir trastornos de sueño e incluso dificultad a la hora de hablar, masticar o tragar.

Es muy habitual que junto con la aparición de los síntomas, se puedan desarrollar enfermedades como la depresión.

Qué personas pueden enfermar con Parkinson

No existe un patrón que permita determinar cuáles son los factores que pueden dar lugar al desarrollo de una enfermedad como el Parkinson.

Según las estadísticas, lo habitual es que se desarrolle a partir de los 60 años, pero es habitual ver casos antes de esa edad.

También es más frecuente en los hombres que en las mujeres.

Personal de servicio doméstico

Empleadas de hogar internas y externas que atienda sus necesidades en todas las tareas relativas al cuidado y la limpieza de su hogar, incluyendo la ropa y la cocina, con personal especializado y avalado por una dilatada experiencia.

Cómo cuidar a un enfermo de Parkinson

Además de los cuidados naturales que va a requerir el paciente, también existen diferentes tipos de tratamientos como son:

  • Tratamiento farmacológico: precursores de la dopamina, agonistas de la dopamina, inhibidores de la Mao-B/COMT, amantadina y anticolinérgicos.
  • Tratamiento quirúrgico: se recurre a ellos en el caso de que no haya respuesta al tratamiento farmacológico. Consiste en la estimulación cerebral profunda.
  • Terapias avanzadas: infusión intestinal continua de Levodopa-Carbidopa e infusión continua subcutánea de apomorfina.
  • Tratamientos no farmacológicos: se puede recurrir a ellos a través de un servicio de ayuda a domicilio, e incluye fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional y psicología.

Es importante tener en cuenta que contratar los servicios de una empresa de cuidado de personas mayores y especializada en este tipo de enfermedades, puede significar la diferencia en calidad de vida y longevidad no sólo para el paciente, sino también para los familiares que se encuentran en su entorno

Cuidado de enfermos dependientes

Nuestro servicio de cuidado a domicilio de personas mayores realiza las tareas cotidianas que no pueden realizar y estimulara a la persona para ralentizar su deterioro lo máximo posible

De qué muere una persona afectada por esta enfermedad

No existe un patrón de vida para los enfermos de Parkinson, pero lo que sí se ha demostrado es que aquellos que reciben un cuidado especializado ya sea mediante servicios de asistencia domiciliaria o por parte de los familiares, aumentan significativamente su calidad de vida y longevidad.

Existen muchos condicionantes que pueden variar la estimación de vida, pero con un completo servicio de acompañamiento para enfermos, podríamos hablar de más de 20 años sin ningún problema, siempre y cuando tengamos en cuenta las limitaciones en cuanto a salud de la persona, es decir, la edad en la que ha sido diagnosticada la enfermedad, si existen otros problemas de salud previos, etcétera.

Últimas Entradas

Cuidados para una persona con Demencia Senil

Cuidados para una persona con Demencia Senil

Cuidados para una persona con Demencia Senil

La demencia senil es un síndrome que afecta a millones de personas en todo el mundo, y que además cuenta con algunas particularidades que es importante conocer para entender mejor los cuidados a los que hay que someter a la persona afectada. Vamos a aprender más acerca de este problema, destacando sus síntomas y resolviendo algunas de las dudas más frecuentes.
* Tiempo aproximado de lectura 4 minutos

Qué es la demencia senil

La demencia senil se define como un síndrome que se caracteriza por el deterioro de las funciones cognitivas.

Cabe destacar que, conforme vamos cumpliendo años, es normal que las funciones cognitivas, es decir, las capacidades que tenemos para procesar nuestros pensamientos, se vayan deteriorando.

Sin embargo, la demencia senil aparece en el momento en el que dicho deterioro es mayor al que se entendería como normal dentro de la edad del paciente.

La demencia senil afecta a ocho aspectos representativos dentro de las funciones cognitivas que son:

  • La memoria
  • El lenguaje
  • El juicio
  • Capacidad de aprendizaje
  • El pensamiento
  • La orientación
  • El cálculo
  • La capacidad de comprensión
funciones cognitivas

Tipos de demencia senil

Podemos encontrar dos grandes grupos dentro del ámbito de la demencia senil que son:

  • Demencias degenerativas primarias: Alzheimer, demencia con cuerpos de Lewy y demencia frontotemporal.
  • Demencias secundarias: demencia vascular, demencias a partir de infecciones, traumatismos y problemas autoinmunitarios y demencia por Parkinson.
anciano con demencia senil

Qué personas pueden tener demencia senil

Hay que partir de la base de que la demencia generalmente se presenta en pacientes a partir de 60 años, pero cada vez es más habitual observar este tipo de deterioro en personas incluso más jóvenes.

De cualquier manera, existen factores muy importantes que pueden dar lugar a su desarrollo, los cuales deberemos conocer a modo de prevención:

  • Consumo de tabaco
  • Excesivo consumo de alcohol
  • Obesidad excesiva y prolongada
  • Diabetes no controlada
  • Problemas de presión arterial elevada
  • Factores hereditarios.

Síntomas más frecuentes

Para poder detectar la presencia de la enfermedad, hay que tener en cuenta sus síntomas, los cuales pueden variar, pero de entre los más habituales podemos destacar:

  • Olvidos frecuentes: no recuerdan cosas sencillas para las que antes no presentaban problemas. Por ejemplo, los nombres de familiares y amigos, recuerdos del pasado, olvidan palabras de uso común, etcétera.
  • Problemas de razonamiento: dificultad para resolver problemas y pensar. Por ejemplo, se puede perder con facilidad en una zona que conocen o incluso precisan de ayuda para poder llevar a cabo algunas tareas que antes realizaban por su cuenta.
  • Cambio de personalidad: también es frecuente que pierdan la capacidad de controlar su personalidad y emociones. Generalmente se vuelven más apáticos y se olvidan de los sentimientos de las demás personas.
  • Problemas de movimiento: en algunos pacientes se observan problemas de equilibrio y a la hora de realizar movimientos sencillos.
Hay que tener en cuenta que la demencia puede ir avanzando con el tiempo, agravándose en todo caso, aunque hay pacientes que tan sólo muestran un leve deterioro cognitivo, mientras que otros modifican por completo su comportamiento.

Esto significa que los tipos de síntomas no sólo van a aumentar, sino que también crecerán en intensidad.

Cómo cuidar en casa a una persona con demencia senil

Personal de servicio doméstico

Empleadas de hogar internas y externas que atienda sus necesidades en todas las tareas relativas al cuidado y la limpieza de su hogar, incluyendo la ropa y la cocina, con personal especializado y avalado por una dilatada experiencia.

Los cuidados en la demencia senil son imprescindibles, ya que poco a poco, la persona va a ir dejando de valerse por sí misma, lo que significa que debe tener a su lado en todo momento a una o varias personas responsables que se hagan cargo de su estado.

Es difícil que la familia se pueda encargar de este trabajo, ya que es bastante considerable y requiere de mucho esfuerzo y conocimientos que permitan mejorar la calidad de vida del paciente.

En estos casos, lo mejor es recurrir a un servicio de ayuda a domicilio, con profesionales en la asistencia domiciliaria que dispondrán de los conocimientos, capacidades y aptitudes necesarias para garantizar los mejores resultados.

Hay que tener en cuenta que no existe cura para la demencia, pero hay algunos tratamientos que pueden mejorar mucho su calidad de vida así como retrasar el desarrollo de la enfermedad, entre los que destacan:

  • Medicamentos: algunos medicamentos pueden mitigar los efectos de la demencia, logrando de esta forma que se reduzcan de manera sustancial los síntomas. Sin embargo, no funciona en todos los pacientes.
  • Terapia ocupacional: le ayudará a realizar las tareas diarias con mayor efectividad.
  • Terapia del habla: permite al paciente mejorar sus capacidades de habla, ayudándolo a su vez a tragar mejor.
  • Otras terapias: también existen diferentes terapias como las relacionadas con la música que ayudan a reducir su ansiedad.
Además, teniendo en cuenta la evolución de la enfermedad y las capacidades reales del paciente, los servicios de asistencia domiciliaria podrán ofrecer un completo abanico de servicios que garanticen el máximo cuidado y unas perfectas condiciones de atención para el paciente.

Cuál es la estimación de vida de una persona con esta enfermedad

La estimación de vida de una persona con demencia senil estadísticamente se encuentra entre los 3 años y hasta los 20 años desde la aparición de la enfermedad.

Sin embargo, el promedio más habitual se sitúa alrededor de los 9 años de vida, y en todo caso, si se dispone de un profesional en el cuidado de personas enfermas o dependientes, siempre habrá más posibilidades de ampliar el tiempo a la vez que se mejorará de forma sustancial su calidad de vida.

Acompañamiento para personas mayores

Cuidadores profesionales para el acompañamiento durante el día y/o noche de personas dependientes, dentro y fuera del hogar.

Últimas Entradas

Las 5 enfermedades más comunes en las personas mayores

Las 5 enfermedades más comunes en las personas mayores

Las 5 enfermedades más comunes en las personas mayores

Conforme van pasando los años, cada vez estamos expuestos a una mayor cantidad de enfermedades que son habituales con la edad, y para poder estar preparados y hacer todo lo que esté en nuestras manos para prevenirlas, vamos a analizar las cinco enfermedades más comunes en las personas mayores, con sus características más importantes, síntomas y tratamientos.

* Tiempo aproximado de lectura 3 minutos

Las enfermedades y la edad

Existen muchos factores que son los que determinan las enfermedades que van apareciendo conforme vamos envejeciendo.

En este sentido, hay algunas que son bastante habituales y comunes en la mayoría de personas a partir de determinadas edades, mientras que otras generalmente se desarrollan de forma fortuita, por razones hereditarias o incluso por un estilo de vida sedentario, mala alimentación, etcétera.

De cualquier manera, es muy importante conocerlas para que, de este modo, podamos actuar en primer lugar a modo de prevención, y en segundo lugar, para mejorar la calidad de vida en el caso de que se hayan desarrollado y saber dar el mejor cuidado de personas mayores ante sus padecimientos

Enfermedades más comunes en la vejez

De todas estas enfermedades, hay cinco que destacan por ser muy habituales y de una marcada importancia que son la demencia senil, el Alzheimer, el Parkinson, la artrosis y la ateroesclerosis.

Demencia senil

La demencia senil es de las enfermedades más habituales que se desarrollan con la edad, la cual se basa en un trastorno neurocognitivo mayor a través del cual las capacidades psíquicas se deterioran de forma progresiva.

Esto afecta fundamentalmente a las capacidades cognitivas y a las capacidades conductuales, y aunque también se puede observar en personas más jóvenes, lo habitual es que vaya apareciendo a edades avanzadas.

La persona afectada presenta deterioro intelectual, confusión mental, problemas en el lenguaje, pérdida de memoria, desorientación y anormalidades visuoespaciales.

Cuidado de Enfermos dependientes

Personal especializados para el cuidado de personas con problemas de salud o dependientes

Alzheimer

Es también una enfermedad neurodegenerativa que se conoce como Alzheimer o demencia senil de tipo Alzheimer.

Es uno de los tipos de demencia más habituales, con la particularidad de que no existe cura, además de que es terminal.

Se presenta generalmente en personas mayores de 65 años, pero en algunos casos, también se puede llegar a desarrollar incluso antes de los 50 años.

La persona afectada por Alzheimer presenta signos similares a la demencia senil con cambios de personalidad, pérdida de capacidades, pérdida de movimiento, descenso de la energía, dificultad a la hora de comunicarse, problemas para orientarse y prestar atención, dificultad para hacer uso de la memoria, etcétera.

Cabe destacar que todos estos síntomas irán empeorando conforme la enfermedad vaya avanzando, por lo que en ocasiones el servicio de asistencia domiciliaria es ideal para asegurar el acompañamiento de nuestros mayores.

Parkinson

Otra de las enfermedades más comunes en las personas mayores es el Parkinson.

Se trata de una enfermedad progresiva que afecta al sistema nervioso, debido a lo cual altera principalmente la capacidad de movimiento de la persona afectada.

Es importante tener en cuenta que el Parkinson va evolucionando lentamente, de manera que es muy posible que comience con signos muy sutiles como un temblor muy ligero en una mano, reducción en el movimiento o incluso rigidez.

Poco a poco se irá observando una pérdida de movimientos, cambios a la hora de hablar o escribir, mayor lentitud, movimientos y temblores más marcados, modificación del equilibrio y las posturas, etcétera.

De cualquier manera, es también una enfermedad degenerativa, lo que significa que poco a poco los síntomas van pronunciándose.

No tiene cura aunque existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a minimizar los síntomas, logrando que la persona pueda disfrutar de una mejor calidad de vida.

Domer servicios Empresa de ayuda a domicilio en Madrid

Ayuda a Domicilio en Madrid

Personal de Atención y Asistencia Sanitaria Cualificada, y para el Cuidado del Hogar a Domicilio

Nos Ocupamos de todo

Selección de profesionales – Altas y bajas SS – Sustituciones – Trámites legales administrativos – Formalización de contratos de trabajo – Nóminas, liquidaciones y finiquitos – Acompañamiento y asesoramiento en asuntos laborales – Seguimiento periódico del servicio personalizado

Ateroesclerosis

La ateroesclerosis es básicamente un problema que se produce por la acumulación de grasa, colesterol y diferentes sustancias en las paredes interiores de las arterias.

Esto va formando placas que lo que harán será estrechar e incluso llegar a obstruir las arterias, además de que se presenta un endurecimiento de las mismas debido a la pérdida de flexibilidad.

Conforme vamos envejeciendo, poco a poco se va acumulando una mayor cantidad de placa en las arterias, presentando rigidez y reduciendo el flujo sanguíneo.

Esto poco a poco va privando al resto del cuerpo de la normal oxigenación, pudiendo desarrollarse diferentes daños entre los que destacan algunos de elevada gravedad como son los ataques cardíacos o los accidentes cerebrovasculares.

La mejor forma de prevenir la ateroesclerosis es mediante una alimentación sana, con pocas grasas saturadas y grasas trans y la práctica de ejercicio regular.

Personal servicio doméstico a domicilio

Profesionales del hogar que atiendan sus necesidades en todas las tareas relativas al cuidado y la limpieza de su hogar, incluyendo la ropa y la cocina, con personal especializado y avalado por una dilatada experiencia.

Artrosis

La artrosis es una patología de tipo reumática que afecta al cartílago de las articulaciones.

Debido a la lesión de este cartílago, se presenta la rigidez y el dolor, desarrollando una incapacidad funcional que irá en incremento conforme la lesión vaya aumentando.

Aunque no se trate de una enfermedad hereditaria, es cierto que existe una mayor predisposición a nivel genético, es decir, el hecho de que en la familia existan antecedentes no significa que se vaya a desarrollar, pero hay más posibilidades de que ocurra.

La obesidad, la vida excesivamente sedentaria y una mala alimentación son los principales enemigos de la prevención de la artrosis.

Últimas Entradas

Coronavirus: Recomendaciones para proteger a nuestros mayores

Coronavirus: Recomendaciones para proteger a nuestros mayores

Coronavirus: Recomendaciones para proteger a nuestros mayores

El coronavirus ha supuesto un cambio muy importante en nuestros hábitos, y proteger a nuestros mayores se ha convertido en una de las prioridades principales de la sociedad. Es por ello que vamos a dar una serie de recomendaciones para el cuidado de personas mayores con los que reduciremos las posibilidades de contagio.
* Tiempo estimado de lectura 4 minutos

La importancia de aumentar las precauciones en nuestros mayores

El SARS-CoV-2 es un virus que lleva con nosotros algo más de un año, y que ha cambiado por completo nuestra forma de ver la vida, los hábitos diarios e incluso el modo en el que nos relacionamos entre nosotros.

Cuidado de personas mayores, enfermas o dependientes

Cuidado de Personas

Personal profesional
para el cuidado a domicilio

Necesitas un profesional para el cuidado de un familiar enfermo y/o dependiente
Esto se ha podido observar especialmente en referencia con las personas mayores de 65 años, las cuales son consideradas en todo caso de alto riesgo debido a una serie de razones que son:
  • Son más propensos al contagio por coronavirus.
  • Es habitual que se observen patologías previas que agraven la situación.
  • Estadísticamente, las personas mayores tienen menos posibilidades de sobrevivir al contagio.
  • También aumenta el riesgo de necesitar hospitalización.
Tal y como podemos observar, el cuidado de personas mayores frente al COVID implica que extrememos las precauciones si queremos evitar un riesgo innecesario para su vida y su salud.

El coronavirus y los síntomas en personas mayores

Mucho se habla acerca de los síntomas del coronavirus, pero en esta ocasión nos vamos a centrar específicamente en aquellos que se observan de forma más habitual en personas mayores de 65 años:

  • Sensación de fatiga.
  • Dolor en la zona de la garganta.
  • Dolores de cabeza.
  • Aparición de fiebre alta.
  • Tos seca.
  • Dificultad a la hora de respirar.
Teniendo en cuenta que muchas personas de esta edad ya tienen otras patologías, es importante tener claro que hay que valorar los síntomas previos causados por estas, de manera que lo consideraremos como un síntoma que demuestre la posible presencia de la enfermedad sólo si se agravan los que ya tenía previamente.

Cuidado de Ancianos

Personal especializados para cuidar ancianos y personas mayores, y para que puedan seguir viviendo en su hogar

Recomendaciones para proteger a nuestros mayores del coronavirus

Pasamos ahora a presentar un compendio de recomendaciones de los profesionales de la salud para el cuidado de personas mayores ante el coronavirus.

Qué debo hacer para evitar contagiar a personas mayores

En primer lugar, es muy importante que asumamos una serie de medidas por nuestra parte, a través de las cuales evitemos contagiar a las personas mayores:

  • Lávate las manos con frecuencia, utilizando agua y jabón en una buena cantidad.
  • El tiempo mínimo que deberemos estar lavándonos las manos será de 20 segundos.
  • Es recomendable disponer de desinfectante con al menos un 60% de alcohol por si se da el caso de que en un momento determinado no tengamos jabón a mano.
  • Cuando estemos fuera, nunca nos tocaremos la cara hasta lavar nuestras manos con desinfectante o con agua y jabón.
  • Mantendremos siempre una distancia de al menos 2 m con respecto al resto de personas.
  • Fuera de casa llevaremos siempre la mascarilla.
  • Si tosemos o estornudamos, lo haremos en la parte interna del codo.
  • Sólo utilizaremos pañuelos desechables.
  • Evitaremos estar en lugares públicos si no es necesario.
  • En caso de observar síntomas que puedan indicar un posible contagio por SARS-CoV-2, contactar rápidamente con el médico y no entrar en contacto con ninguna persona mayor.
Domer servicios Empresa de ayuda a domicilio en Madrid

Ayuda a Domicilio en Madrid

Personal de Atención y Asistencia Sanitaria Cualificada, y para el Cuidado del Hogar a Domicilio

Nos Ocupamos de todo

Selección de profesionales – Altas y bajas SS – Sustituciones – Trámites legales administrativos – Formalización de contratos de trabajo – Nóminas, liquidaciones y finiquitos – Acompañamiento y asesoramiento en asuntos laborales – Seguimiento periódico del servicio personalizado

Qué deben hacer las personas mayores para protegerse frente al coronavirus

Los mayores también deben tener en cuenta una serie de recomendaciones, gracias a las cuales evitarán ser contagiados por otras personas:

  • Es muy importante enseñar a las personas mayores a lavarse bien las manos, garantizando así la máxima higiene.
  • El lavado de manos deberá durar al menos 40 segundos, y es necesario utilizar jabón.
  • Si necesita toser o estornudar, lo hará en la parte interna del codo, y en caso de que no sea posible, utilizará un pañuelo desechable para tapar su boca, el cual tirará a la basura inmediatamente.
  • Los más jóvenes tienen más posibilidades de contagiarse, ser portadores y no desarrollar los síntomas, por lo que el riesgo de contagio es mayor. Esto significa que se debe limitar el contacto con niños y jóvenes.
  • También se deben reducir las visitas al mínimo necesario, incluyendo familiares, amigos, vecinos, conocidos, etcétera.
  • Siempre y cuando sea posible, las compras tanto de alimentos, como de artículos, medicamentos, etcétera serán realizadas por familiares o personas cercanas, evitando así tener que salir a la calle.
  • Siempre que se reciba una visita en casa o se salga a la calle, se deberá llevar la mascarilla bien colocada.
  • Sabemos que la tentación de dar besos y abrazos a los seres queridos es muy alta, pero durante estos meses es importante evitar hacerlo.
  • Mantener siempre una distancia de al menos 1,5 m con respecto al resto de personas.
  • Cuando salgamos a la calle, no nos tocaremos la cara hasta que lleguemos a casa y nos lavemos bien las manos.
  • La utilización de guantes es una medida preventiva interesante, pero siempre y cuando no nos toquemos la cara con ellos, y los desecharemos directamente cuando lleguemos a casa, para posteriormente lavar las manos de forma adecuada.
  • En el caso de presentar síntomas que puedan dar a entender el contagio, es muy importante contactar lo antes posible con el médico.
Tanto las personas mayores como los más jóvenes debemos ser conscientes de la importancia que tiene el mantener una higiene adecuada y cumplir con las medidas de protección frente al contagio por coronavirus, de manera que entre todos podemos poner nuestro pequeño grano de arena para evitar que nuestros seres queridos, vecinos, amigos y conocidos se contagien.

Últimas Entradas

Abrir chat